Y tú a que te dedicas ¿A no sufrir o a disfrutar?

Hola, me da mucho gusto que escuches este programa de podcast: Desactiva tu Ansiedad y en este episodio te explicaré los cambios que ocurren en el foco de atención consciente de las personas que experimentan dificultades en el manejo de la ansiedad.

Y lo titulé con esta reflexión en la que te invito a preguntarte ¿a qué te estás dedicando en tu vida a no sufrir o a disfrutar?

Los problemas de ansiedad pueden activarse a partir de haber crecido en un ambiente en el cual nos convencimos de que el mundo es un lugar lleno de peligros, en el que nuestra integridad está constantemente amenazada.

Este tipo de mentalidad puede formarse por haber sido criados con dos tipos de guía familiar, ya sea recibiendo una crianza sobreprotectora, que nos indujo a creer que debemos andarnos con mucho cuidado en la vida, y que si no lo hacemos, con cualquier descuido el sufrimiento será inevitable.

También podemos convencernos de que el mundo es peligroso al recibir una crianza en el otro extremo, en la cual experimentamos regularmente negligencia de parte quienes debían cuidarnos, sintiéndonos expuestos a grandes peligros que nos hicieron “comprobar” que la vida es riesgosa y amenazante.

Otra fuente de problemas de ansiedad que puede ubicarse incluso en edades mayores, surge de enfrentar experiencias dolorosas que ponen a prueba nuestra resistencia, y que pueden llegar a persuadirnos de que en cualquier momento podemos sufrir inmensamente sin poder hacer nada por evitarlo.

Cualquiera de estos factores por sí solo, puede ser suficiente para producir una tendencia a desarrollar problemas de ansiedad, aunque en ocasiones estos son detonados por una combinación de dos o más de estas condiciones.

Cuando llegan a combinarse las circunstancias actuales con las pasadas: por ejemplo enfrentar una experiencia traumática que parece confirmar las creencias pesimistas que se formaron en una época anterior de nuestra vida, los problemas de ansiedad pueden aparecer con intensidad.

Es importante aclarar que estas condiciones, estos factores que mencioné pueden favorecer la aparición de problemas de ansiedad, sin llegar a ser determinantes, pues también cuentan las características propias de la persona, tales como sus mecanismos de defensa psicológicos, otras fuentes de educación y experiencias positivas que pueden contrarrestar este tipo de influencias negativas.

En consulta, suelo explicar a mis pacientes que llegan con problemas de ansiedad, que a partir del surgimiento de algún desorden de ansiedad, puede producirse un cambio en la mentalidad que altera completamente nuestras prioridades.

Metafóricamente es como si antes de que se iniciaran los problemas de ansiedad, fuéramos miembros del club de los que se dedican a disfrutar la vida y a resaltar las oportunidades para gozar de lo bueno.

Y también como si después de la activación de los problemas de ansiedad, hubiéramos dejado ese club para afiliarnos inconscientemente al club de los que se dedican a no sufrir y a no morirse.

Pues aunque parezcan dos caminos que supuestamente nos llevan al mismo destino, a nivel psicológico el resultado es completamente diferente.

Pues es muy distinto dedicarse a no sufrir, que dedicarse a disfrutar. Cuando uno tiene como foco evitar el sufrimiento, la figura central en nuestra mente es precisamente el dolor.

Y a nivel inconsciente es muy difícil evitar, pues por percepción primaria nuestra mente tiende a resaltar y fijar su atención del mismo modo ante lo que evitamos que ante lo que deseamos.

Es como si nuestra mente pensara que deseamos eso que pensamos evitar, como si nuestra mente creyera que eso que le decimos que no queremos que pase, fuera un deseo, lo que genera más temor.

En cambio si te dedicas a disfrutar, el foco en tu mente -aquello a lo que fijas tu atención en tu mente-, resalta el placer de vivir. Además es una imposibilidad evitar el sufrimiento como ya lo he dicho, pero si es posible disfrutar más la vida, y es a lo que tenemos que enfocarnos más.

En ocasiones el solo hecho de que te enfoque más en lo bueno de la vida, de que le prestes más atención a lo bueno que ha pasado, está pasando y puede pasar en tu vida, eso va a restarle tiempo al miedo, eso va a restarle tiempo y dedicación a la ansiedad.

Así pues, quiero cerrar nuevamente haciéndote esta pregunta y que te la dejes como una reflexión para que lo analices y vayas tomando la decisión de enfocarte más en el extremo positivo. Y una vez más te repaso la pregunta: ¿A qué te estás dedicando en tu vida? ¿A evitar el sufrimiento o a procurarte momentos de bienestar, procurarte situaciones de bienestar, buscar el bienestar? Es diferente, tu vida será diferente dependiendo de lo que decidas hacer con tu atención y con tu tiempo.

Espero que sigas escuchando el próximo episodio de este programa y agradezco tu atención, hasta la próxima.

image

image

image